Cirugía “plástica”, o “reparadora”, para las aseguradoras de vida

Hay una auténtica legión de personas necesitadas de una solución quirúrgica. Una población equivalente al censo de Alicante (entre 350.000 y 400.000 españoles) ingresa anualmente en clínicas y hospitales para someterse a operaciones de cirugía estética, según la Sociedad Española de Cirugía plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Nueve de cada diez pacientes son mujeres. Las operaciones crecen sobre todo entre la población más joven.

La cirugía estética (también llamada cirugía “cosmética”) trata a pacientes sanos que buscan mejorar su aspecto facial y corporal o corregir las secuelas del envejecimiento con intervenciones archiconocidas como la liposucción, el peeling químico, la mamoplastia (aumento o reducción de los senos) y la rinoplastia. Pero el fin (una nariz perfecta o senos más voluptuosos, por ejemplo) también tiene sus riesgos y, a menudo, esa operación “de nada” se convierte en un salto al vacío sin valla de protección. Porque (y no debes olvidarte de esto) no todas las aseguradoras incorporan en sus pólizas de vida cobertura o indemnización alguna para tomadores que se someten a intervenciones de este tipo.

Sobre este particular, el ciudadano debe saber que las compañías de seguros, y también la Seguridad Social, a lo sumo cubren operaciones de cirugía “reparadora”, que no “estética”. El matiz es importante. A diferencia de esta última, la cirugía “reparadora” se realiza para tratar lesiones provocadas por siniestros y enfermedades como accidentes, quemaduras, enfermedades, malformaciones o tumores.

Estas son algunas de las intervenciones de este tipo bajo la tutela de las pólizas aseguradoras:

  • Hipertrofia mamaria: con reducción de mamas, en el caso de que esto represente un problema como dolor de espalda, de hombros, etc.
  • Reconstrucción de mama después de un cáncer.
  • Cirugía reparadora tras un accidente: rinoplastia, reparación de cicatrices, etc.
  • Melanomas y tumores cutáneos.
  • Cirugía abdominal para eliminar úlceras o hernias.

Como se comprenderá, el coste de una póliza de este tipo suele ser elevado y para conocer con detalle todos los supuestos es necesario hablar con la propia aseguradora. Las compañías de referencia en España están presentes en portales online como Rastreator. Por lo demás, no hay nada de malo en acudir a la cirugía plástica, siempre y cuando se haga bajo control médico y, sobre todo, con apoyo psicológico. Por ejemplo, recurrir a una intervención estética tras padecer una enfermedad grave, se convierte en una parte casi esencial para la recuperación física y mental del enfermo.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida