En el cuestionario para su seguro de vida, sinceridad

Las preguntas del preceptivo cuestionario sobre el estado de salud al contratar un seguro de vida se deben responder con sinceridad y en ningún caso dar por hecho que todo está bien para asegurarnos la cobertura y una póliza asumible. Cualquier enfermedad o dolencia que se padezca debe quedar debidamente registrada. De lo contrario, el riesgo de que los beneficiarios se queden sin la indemnización acordada es mayúsculo. Cuando no hay informe médico de por medio, lo cual es bastante habitual, la clave está en el cuestionario que firmó el signatario en su día cuando suscribió la póliza. Y ahí reside el peligro. Los expertos dicen que hay una mala praxis bastante corriente de emitir el seguro sin más, respondiendo sin prestar demasiada atención, ni pensando en las consecuencias de lo que estamos declarando, como si afirmando que estamos completamente sanos, sin ninguna enfermedad o dolencia reconocida, fuera lo adecuado. Para darnos cuenta de lo equivocados que estamos, desde Rastreator te contamos un caso real.

Señor de mediana edad (50 años) fallece como consecuencia de una cardiopatía aguda por posible causa hipertensiva (esto declara el médico que firma el parte de defunción aunque no se sabe con seguridad porque no se le realiza autopsia). El caso es que compró un piso diez años antes y contrató el correspondiente seguro de vida obligatorio para la hipoteca. En su momento, a esta persona la entidad financiera no le pidió informe médico y ahora el cobro del seguro de vida por parte del o los beneficiarios depende de la póliza original que en su día realizó. En ella debe figurar la declaración de salud que hizo en ese momento, y ahí se ve si declaró o no su hipertensión y su colesterol. Es la clave de todo este asunto. Los expertos dicen que como firmara el cuestionario de salud sin declarar las enfermedades, no hay nada que hacer. Tan solo recurrir a un abogado que busque triquiñuelas posibles. Por ejemplo, que no le sometieron al cuestionario, sino que fue cumplimentado por el personal del banco, o que aunque declaró tener la dolencia que finalmente ha motivado su fallecimiento la entidad emisora del seguro puso que no, ya que de otra manera seguramente le hubieran cobrado una prima muy alta o, lo más normal, es que no se lo hubieran aceptado, extremo inadmisible al tratarse de un seguro de vida vinculado a un préstamo hipotecario.


COMPARAR SEGUROS DE VIDA

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de Vida