Cobertura de Incendio. ¿En qué consiste?

3 minutos
  • Uno de los gastos que suele estar cubierto en esta cobertura es el relacionado con las tasas de asistencia de bomberos
  • La cobertura de incendios está incluida en todos los seguros de coche a Todo Riesgo y en algunos seguros a Terceros Ampliado

La garantía de incendio no es de contratación obligatoria, son los usuarios los que deciden si incluirla como una cobertura adicional, ya que las coberturas básicas de los seguros de coche suelen incluir responsabilidad civil, rotura de lunas, seguro del conductor y asistencia en viaje. Asimismo, también está la opción de suscribir directamente una póliza que ya la tenga incorporada dentro de sus coberturas.

¿Qué es la garantía de incendios?

La cobertura de incendios está incluida en todos los seguros de coche a Todo Riesgo y en algunos  seguros a Terceros Ampliado. Esta garantía protege al propietario de los daños que pudiera sufrir su vehículo como consecuencia de un incendio o explosión siempre y cuando sea el responsable del mismo. De haber una tercera persona responsable sería ésta la que asumiría la culpa y haría frente a los costes derivados de la reparación.

En muchas ocasiones, este seguro también cubre el equipaje que se encuentre en el interior del vehículo siniestrado y que resulte dañado e incluso los accesorios de serie con los que venía el vehículo equipado. Eso sí, hay determinados elementos (como el GPS o los aparatos de audio) que no están cubiertos al 100% por el seguro sino que su indemnización tiene un límite máximo.

Otro de los gastos que también suele estar cubiertos por la cobertura de incendios es el relacionado con las tasas de asistencia de bomberos, en caso de que hubiera sido necesaria su intervención para sofocar el fuego.

Reparación o indemnización

Contar con un seguro de coche con la cobertura de incendio garantiza al asegurado que si el coche se incendia, será su compañía la que asuma la reparación o le entregue un importe a modo de indemnización (en el caso de que se produzca la pérdida total del vehículo asegurado).

Si los daños sufridos en el coche como consecuencia del fuego son de tal gravedad que un experto lo declara pérdida total, la cantidad monetaria con la que será compensado el tomador dependerá del valor que se tome como referencia. Así, la aseguradora podrá fijar la cantidad usando el valor venal, el valor de mercado o el valor a nuevo. Utilizar uno u otro depende de varios factores como la antigüedad del vehículo asegurado.

Antigüedad del vehículo Cobertura principal Cobertura básica
Hasta 2 años Valor de nuevo (Qualitas Auto) Valor de nuevo (año 1)

Valor venal (año 2)

(Mutua Madrileña)

Hasta 3 años Valor venal+50%

(Direct Seguros)

Valor venal

(Balumba)

Más de 4 años Valor venal +30%

(Reale)

Valor venal

(Axa)

 

Principales exclusiones

La cobertura de incendios, como cualquier otra de las incluidas en una modalidad concreta de seguro, cuenta con las algunas exclusiones. Y es que, hay determinadas situaciones o elementos que no están protegidos por el seguro en el supuesto de que el vehículo se incendie.

Una de las principales supresiones que suelen presentar este tipo de pólizas tiene como protagonistas a las partes no fijas del vehículo. De este modo, elementos como el portaequipajes, el porta esquíes, o los estabilizadores quedarían fuera de la protección de esta garantía, al igual que los accesorias conocidos como «extras». Ahora bien, es posible que si se informa a la compañía de la existencia de éstos y se declaran expresamente en la póliza el seguro sí que los proteja.

Tampoco suelen estar cubiertos los daños que sufra el vehículo si los autores, cómplices o encubridores han sido los familiares del asegurado o del tomador del seguro (hasta el tercer grado de consanguinidad o afinidad) ni los que sufran los remolques y las caravanas que sean arrastrados por dicho vehículo.

Incendio debido a un desastre natural

Otros motivos que pueden causar el incendio de un vehículo son desastres naturales (como una tormenta o un terremoto) o actos terroristas. En estos casos es la aseguradora la que se hace cargo de las reparaciones sino el Consorcio de Compensación de Seguros. Eso sí, siempre que el vehículo siniestrado cuente con un seguro en vigor.

¿Merece la pena contratar la cobertura de incendio?

Como todo, se trata de una decisión que deberás tomar personalmente, pero desde Rastreator te recomendamos que la contrates. La parte de prima correspondiente a la cobertura de incendio no suele ser cara, y más vale estar protegidos en caso de que se incendie una parte o el vehículo completo. Si aseguras tu vehículo contra el incendio, al menos tu compañía tendrá que pagarte el valor del vehículo siniestrado o de los daños causados y no te quedarás sin nada.

Asegurar el coche al máximo

Todos los vehículos están obligados a estar asegurados, como mínimo, con la cobertura de Responsabilidad Civil para poder circular por las carreteras españolas. Ahora bien, está en manos del tomador del seguro el decidir qué grado de protección contratar.

Existe un gran número de coberturas que cubren desde los daños que puedan sufrir las lunas, los ocasionados en el vehículo por el impacto con un animal cinegético hasta los derivados de su incendio. La oferta de seguros es muy amplia por eso, la manera más rápida y fácil para contratar el mejor seguro de coche es utilizar buscadores como Rastreator. En apenas unos minutos se puede comparar entre un gran número de pólizas y contratar la que más se adapte a un vehículo concreto y a un perfil de riesgo determinado.