Seguro a Terceros o seguro a Todo Riesgo ¿qué te conviene?

 

  • ¿Seguros a Todo Riesgo o seguros a Terceros? Esta es la gran duda a la que se enfrentan los usuarios a la hora de contratar un seguro de Coche.
  • El valor de nuevo y el valor venal, importantes a la hora de recibir una indemnización.
  • A partir de una antigüedad de 5 años, predomina el seguro a Terceros, mientras que los 2 primeros años es aconsejable un seguro a Todo Riesgo.

 

Tener un coche no es tan sencillo como parece, no basta sólo con saber conducir y contar con el dinero necesario para adquirirlo. Después llega la hora de contratar un seguro y en ese momento la pregunta que surge es: ¿qué es más conveniente un seguro a Terceros o un seguro a Todo Riesgo? Entre las posibilidades, se encuentra la de pagar más a cambio de contar con coberturas extras, pero ¿es rentable?

Desde el punto de vista económico, contratar un seguro u otro depende de varios factores o casuísticas, siendo la antigüedad del vehículo el principal motivo para decantarse entre cualquiera de ellos.

Contratar un seguro más completo es una decisión que depende exclusivamente del tomador del seguro. La ley únicamente obliga a la suscripción del seguro de Responsabilidad Civil, que sólo se hace cargo de los daños producidos por el conductor al resto de vehículos y terceros implicados en el accidente en el que éste ha sido el responsable. Los que contratan una póliza a Terceros son minoría, la gran mayoría de usuarios suelen decantarse por un seguro a Terceros Ampliado o por un seguro a Todo Riesgo, con o sin franquicia.

¿Qué tienen en común los seguros a Terceros y los Todo Riesgo?

Elegir un seguro a Terceros o un seguro a Todo Riesgo suele ser un quebradero de cabeza para el que debe tomar la decisión. Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de elegir uno u otro son las coberturas que se incluyen por defecto y las que la aseguradora da como opcionales. Hay un conjunto de ellas que son comunes a ambas pólizas, como son la Responsabilidad Civil y la Voluntaria, la Defensa Jurídica y Reclamación de Daños, la Asistencia en Viajes y el seguro del Conductor.

El seguro a Terceros se puede convertir en Ampliado. Pagando una prima ligeramente superior pueden contratarse coberturas adicionales que hacen de éste un seguro más completo. De esta manera, a las coberturas antes mencionadas se sumarían otras como Ampliación del seguro del Conductor o la Asistencia en Viaje, Rotura de Lunas, Robo, Incendio, Explosión, Gestión de multas e incluso Retirada del Carnet de Conducir.

¿Qué tiene de particular el Todo Riesgo?

Con todo lo que hemos visto en el párrafo anterior se puede llegar a pensar que ambos seguros son iguales ya que la base de un seguro a Terceros Ampliado cubre lo mismo que uno a Todo Riesgo, pese a que el precio de éste último es muy superior. Entonces, ¿qué tiene el seguro a Todo Riesgo que no tenga el otro? La cobertura de Daños Propios que cubre los daños ocasionados en el propio vehículo del asegurado. Por ejemplo, aún en el caso de que sea éste el causante del siniestro, el seguro se hará cargo de los gastos de la reparación en su totalidad o de la parte acordada con el cliente en caso de ser con franquicia. Rozar el coche con una columna al aparcar o sufrir daños ocasionados por un tercero desconocido, también son otros de los supuestos en los que el seguro a Todo Riesgo se haría cargo.

¿Cuándo es conveniente contratar un seguro u otro?

Poder hacer frente a la prima de los seguros a Todo Riesgo no debería ser el principal motivo para elegir éste en lugar de uno a Terceros. Hay varios supuestos en los que no es rentable contratarlo, ya sea con franquicia o sin franquicia. Lo mismo ocurre con los seguros a Terceros, en determinados casos hay que ser consciente de que un coche con unos requisitos concretos requiere de la contratación de un seguro a Todo Riesgo.

Elegir un seguro a Todo Riesgo

Los coches nuevos o de kilómetro cero sí se deben asegurar a Todo Riesgo, por lo menos los 2 o 3 primeros años. Son varios los motivos por los que adquirir un seguro a Todo Riesgo. Para los coches nuevos es la opción más acertada debido a las siguientes razones, entre otras:

    • Pequeños golpes: el coste de reparar un simple arañazo o un pequeño golpe puede llegar a ser muy elevado. Por ejemplo, un faro roto puede resultar más caro de lo que se piensa.
    • Valor de nuevo: durante los primeros años, en caso de pérdida total del vehículo a causa de un siniestro, muchas aseguradoras incluyen entre sus coberturas la indemnización por el 100% del valor a nuevo del automóvil. Se trata del precio de compra de un coche de nueva matriculación idéntico al que ha sufrido el siniestro siempre que éste tenga menos de 2 años desde su primera matriculación.
    • Financiación: suele ser habitual que si el vehículo no ha sido pagado al contado, sino que ha sido financiado por una entidad ésta exija en el contrato la contratación de un seguro a Todo Riesgo.
    • Rentabilidad: Si después de haber tenido un siniestro es inevitable tener que comprar un vehículo con las mismas características y la economía de la persona no lo permite.
    • ¿Dónde duerme?: si el coche duerme en la calle las probabilidades de que un tercero desconocido golpee el vehículo al aparcar o te desaparezca la antena o los tapacubos es bastante superior que el si duerme en un garaje.
    • Uso: la probabilidad de sufrir un accidente si se conduce todos los días es mayor que si se coge el coche de vez en cuando.

Elegir un seguro a Terceros

Conforme el coche va cumpliendo años éste, como cualquier otro bien, se va depreciando, es decir, va perdiendo valor, aunque siga estando casi tan nuevo como el día que salió del concesionario. Por eso, al adquirir un coche con una antigüedad de entre 3 y 5 años lo que se suele aconsejar es contratar un seguro a Terceros Ampliado o, en su defecto, un seguro a Todo Riesgo con Franquicia. Algunas de las justificaciones que sustentan esta recomendación son:

      • Valor Venal: se trata del valor de venta que tenía el vehículo justo antes de que ocurriera el siniestro. A partir del tercer año, más o menos, el valor de éste se ha reducido sustancialmente. ¿Cómo afecta esto al cliente? Depende de la gravedad del siniestro. En los pequeños percances, ya sea un incendio o un golpe, la aseguradora se hará cargo de los costes derivados de la sustitución o reparación de todas las piezas. No ocurrirá lo mismo en el supuesto de siniestro total del vehículo en cuyo caso la aseguradora, como máximo, sólo indemnizará por el valor venal de éste.
      • Analizar precios: este punto estaría relacionado con el valor venal. Si la prima a la que asciende el seguro a Todo Riesgo es un poco menos de lo que realmente se obtendría vendiendo el coche no merece la pena. Por lo que, un seguro a Terceros se posicionaría como la mejor opción.
      • Sustituir el vehículo: otro de los puntos que hay que tener en cuenta es si compensaría el valor venal en caso de sufrir un accidente, es decir, si sería posible adquirir un coche de las mismas características con la indemnización ofrecida por la asegurada en función del valor venal.
      • ¿Dónde duerme?: tener el coche en una plaza de garaje reduce bastante las probabilidades de llevarse un susto. Es menos probable que sufras o recibas un golpe. Estás menos expuesto al riesgo y a su desgaste.
      • Uso: usar poco el coche es otra de las justificaciones que pueden declinar la balanza hacia los seguros a Terceros.

Los motivos de contratar un seguro a Todo Riesgo suelen ser precisamente los contrarios de los de contratar un seguro a Terceros. Otro de los datos que se pueden tener en cuenta para saber cuándo es conveniente contratar uno u otro es el de la antigüedad del vehículo.

Tomando como ejemplo un coche nuevo, recién salido del concesionario, durante los 2 primeros años lo más recomendable es suscribir un seguro a Todo Riesgo. A partir del tercer o cuarto año es el momento de cambiar a uno con franquicia o pasar a un seguro a Terceros Ampliado, en función del resto de características antes mencionadas. El quinto año es el momento indicado para cambiar directamente a un seguro a Terceros.

Este baremo es orientativo ya que la contratación de uno u otro dependerá de la aversión al riesgo del tomador del seguro, las características propias del coche, el estado de éste…

¿Cuándo elegir un seguro de Responsabilidad Civil?

El seguro a Terceros más básico, también conocido como RC es el único que exige como obligatorio la legislación española para los coches que circulen por el país. Este es el seguro idóneo para un coche que, por ejemplo, tiene más de 10 o 15 años, que está descuidado y cuyo valor venal es bajo. Un golpe o un arañazo no supondrían ningún disgusto para su dueño. Cualquier otro tipo de seguro no sería rentable.

Compara en Rastreator.com

La manera más rápida y sencilla de contratar un seguro de Coche es comparar precios. Rastreator.com cuenta con un amplio panel de aseguradoras con multitud de productos que se adaptan perfectamente al perfil de cada usuario.A través de un cuestionario podrás encontrar el seguro de Auto que mejor se adecúe a tus necesidades y con el que te podrás ahorrar mucho dinero. Rastrea seguros a Todo Riesgo y a Terceros en el comparador de seguros de Rastreator.com.

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...