Los daños estéticos en el seguro de Hogar

  • Los daños estéticos son los desperfectos ocasionados en el contenido y continente de una casa tras un siniestro.
  • El seguro se hace cargo de los costes derivados de los materiales y de la mano de obra necesarios siempre y cuando se cuente con la cobertura.

Los seguros de Hogar pueden llegar a ser muy completos y más de un asegurado no sabe el alcance real que tiene su póliza.  Y es que, a las coberturas que cubren los siniestros más comunes (como son los relacionados con el agua, el fuego o los robos) se añaden otras como la asistencia informática, el borrado de huella digital o el testamento online. Otra de las coberturas que está incluida en muchos  seguros de Hogar es la conocida como daños estéticos.

¿Qué es la cobertura de daños estéticos?

Los daños estéticos son, como su nombre indica, los desperfectos que afectan a la estética del contenido y continente de una vivienda tras un siniestro y que alteran las características originales de la casa.

Estos daños son causados de manera indirecta, ya que suelen ser ocasionados por un accidente anterior, como un incendio o la rotura de una tubería, o como consecuencia de su reparación. Esta cobertura puede estar incluida por defecto en la póliza o puede ser añadida de manera adicional. Para que la aseguradora pueda aplicarla a unos daños materiales determinados es necesario que se haya producido previamente un siniestro (cubierto por la póliza) que los haya ocasionado.

La finalidad de la cobertura de daños estéticos es lograr que las partes de la vivienda como las paredes y los suelos así como los bienes afectados por el siniestro recuperen su estética original. Por ejemplo, que el mobiliario que se encontraba en las inmediaciones y se ha visto afectado recupere el aspecto y el diseño que tenía antes de la reparación del siniestro.

¿Qué es un daño estético?

En muchas ocasiones, cuando se produce un siniestro como una gotera, la rotura de una tubería o un incendio en la cocina tienen lugar algunos “daños colaterales”. Por ejemplo, para la reparación de determinadas averías relacionadas con el agua es necesaria la rotura de algún azulejo o baldosa o incluso es indispensable picar la pared. En este caso, a través de la cobertura de daños por agua la compañía se haría cargo de subsanar esos desperfectos y los derivados de su reparación. Ahora bien, los desperfectos sufridos en el mobiliario adyacente estarían descubiertos. La garantía encargada de hacer frente a la subsanación de estos desperfectos sería la de restauración estética.

Esta cobertura se haría cargo, hasta los límites económicos fijados en la póliza, de la reparación, sustitución o indemnización de los elementos afectados por el siniestro cubierto en el seguro y en los que se han alterado sus características iniciales. Es decir, si tras un siniestro el color de las paredes de la habitación no coincide y eso supone una alteración de la estética, la compañía se encargará de pintarlas para que queden iguales. Del mismo modo, si es necesaria la sustitución de azulejos, losetas o parte del parqué y no se consigue encontrar un modelo de similares o idénticas características, la cobertura de daños estéticos cubrirá la sustitución de todos por unos nuevos de calidades similares.

Junto con el continente de la casa, muchos seguros también incluyen en la reparación estética los daños ocasionados en el contenido, como un mueble del baño que se haya visto afectado por el agua, azulejos de la cocina dañados por el fuego o los muebles del salón sobre los que haya caído el agua de una gotera.

Daños no cubiertos

Ahora bien, no todos los desperfectos que tienen lugar tras un siniestro pueden ser considerados daños estéticos. Hay algunos que quedan al margen de esta cobertura y que, por tanto, no es obligación de la asegurado repararlos.

Daños a terceros: excluidos

La cobertura de daños estéticos cubre únicamente los daños que han tenido en el interior de la vivienda asegurada por lo que quedan excluidos aquellos causados a un tercero como, por ejemplo, un vecino. La cobertura encargada de subsanar este tipo de desperfectos es la de responsabilidad civil.

Daños en la vivienda asegurada sin cobertura

Hay daños, que se producen en una vivienda asegurada, pero que no cumplen con los requisitos necesarios para estar cubiertos por la cobertura de daños estéticos o que, por cualquier otro motivo, están excluidos.

Continente

No se consideran daños estéticos los desperfectos en el continente instalado en el exterior de la vivienda. Un ejemplo de esto son las cubiertas (como las tejas del tejado), las fachadas, el jardín, las vallas o muros de contención y perimetrales, la piscina, las instalaciones deportivas y recreativas (pista de tenis…) o los árboles.

Tampoco suelen estar cubiertos los elementos protegidos por otra garantía como la rotura de cristales, lunas y espejos, sanitarios (lavabo, bidé…) y fregadero así como encimeras de mármol o granito, placas vitrocerámicas o cristales de placas solares.

Contenido

En cuanto a los daños sufridos por el mobiliario, están fuera del alcance de la cobertura de daños estéticos los arañazos, raspaduras, desconchones, ralladuras y desperfectos de carácter superficial que causen imperfecciones conocidas como “no funcionales”. Tampoco suelen ser imputables a esta garantía el menoscabo de colecciones, bibliotecas, los vehículos a motor y las embarcaciones,

Seguro de Hogar completo

Cuanto más complet sea una póliza de Hogar más cubierto se estará frente a los imprevistos que puedan surgir en una vivienda. Para evitar disgustos relacionados con accidentes en la vivienda lo más recomendable es contratar un seguro Multirriesgos de Hogar.

La forma más fácil y rápida es comparar seguros de Hogar en Rastreator. En apenas unos segundos tendrás la posibilidad de elegir entre un gran número de pólizas aquella que mejor se adapte a tu vivienda y que incluya las coberturas que deseas.

Agosto 2015
COMPARAR SEGUROS DE HOGAR

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...

Más información sobre Seguros de hogar