¿Cómo está el euríbor a cierre de diciembre de 2021?

3 minutos
  • La cuota mensual que pagan los propietarios por su casa está condicionada por la evolución de este tipo de interés interbancario
  • Hay previsiones que apuntan que el euríbor podría mantenerse en terreno negativo hasta 2030

carencia hipotecariaUna vez tomada la decisión de comprar una casa, lo más probable es que necesites pedir financiación. Si es así, te tocará decidir qué tipo de préstamo hipotecario eliges para pagar tu vivienda. Puedes optar por una de las mejores hipotecas de interés fijo, con la que la cuota que pagarás será la misma hasta el final del préstamo. O bien, puedes decantarte por una hipoteca variable, en las que el interés cambia al estar ligado a un índice de referencia, que va evolucionando y modifica su valor.

El índice referencia más popular es el euríbor, que es el precio que pagan los bancos de la zona euro por prestarse dinero. Pero, sobre todo, este índice es conocido porque está muy relacionado con los tipos de interés que cobran las entidades bancarias por algunos de sus servicios. Por ejemplo, las hipotecas a tipo variable, con las que el euríbor tiene una relación directa. Y es que debes de tener en cuenta que la cuota que pagarás dependerá de la parte fija negociada con tu banco (diferencial de la hipoteca) y de la evolución que registre el euríbor.

Para que puedas decidir si te interesa una hipoteca variable o no, hemos analizado la relación que tendrá tu préstamo con este índice de referencia y su posible evolución.

¿Cómo está el euríbor a cierre de diciembre de 2021?

Tras un año con gran movimiento en el sector hipotecario y con el número de hipotecas constituidas sobre vivienda al alza, se espera que las cifras en 2022 sigan en aumento, puesto que todo apunta a que la compra por inversión va a seguir creciendo y además se prevé un aumento de la compra de viviendas por parte de extranjeros, que este tercer trimestre ha alcanzado un 10,77%.

De hecho, si estás pensando en comprarte una vivienda, sigue siendo un buen momento ya que el tipo de interés sigue en mínimo histórico (1,94%) y todo apunta a que la inflación seguirá aumentando a lo largo del año afectando de forma directa al ahorro de los hogares españoles y, posiblemente, al precio final de la vivienda.

Aunque aun quedan unos días para el cierre del año, el indicador alcanza una tasa media provisional en diciembre del -0,504% marcando un nuevo mínimo que no estaba previsto, acercándose al mínimo histórico alcanzado en enero que fue de -0,505%.

Por ello, es recomendable estar atento a los diferentes acontecimientos como la subida del 5,5% en noviembre del IPC, la nueva variante Ómicron del coronavirus y, por supuesto, las declaraciones y movimientos del BCE que pueden afectar directamente al precio de la vivienda.

Evolución del euríbor a largo plazo

Conocer cuál es la relación entre hipotecas y euríbor está bien, aunque lo realmente interesante sería saber cuál será la evolución de este índice en el futuro. El problema es que, como otras variables económicas, es bastante complicado saber cómo se va a comportar en el medio y largo plazo. Sólo puedes conocer los valores actuales y pasados, pero nunca los del futuro.

En cuanto a cuál será su evolución en los próximos meses, los expertos señalan que la incertidumbre generada por el coronavirus complica cualquier pronóstico. En cualquier caso, la evolución del euríbor también dependerá, en gran medida, de las medidas fiscales y monetarias que se están tomando para salir de esta crisis. Estas tendrán, sin duda, un impacto en las perspectivas futuras de los tipos de interés y, por lo tanto, en este índice, ya que, al fin y al cabo, es el precio que pagan los bancos de la zona euro por prestarse dinero. En cualquier caso, hay previsiones del sector que apuntan que el euríbor podría mantenerse en terreno negativo hasta 2030, con lo que las hipotecas variables seguirán cobrando protagonismo.

¿Qué relación hay entre las hipotecas y el euríbor?

Cuando contratas una hipoteca variable lo habitual es que, de manera semestral o anual, se recalcule el tipo de interés que pagas. Así, al diferencial fijo que pactaste con tu entidad deberás sumar el precio del euríbor en el mes que te toque, cuyo valor se calcula realizando la media de sus cotizaciones diarias. Por lo tanto, la evolución de este índice de referencia definirá la variación de la cuota a la que deberás hacer frente.

Así, si el euríbor sube respecto al valor de tu última revisión, las cuotas de tu hipoteca también lo harán. Por el contrario, si baja pagarás menos. Por ejemplo, si contratas una hipoteca variable con un interés de euríbor más un 0,90%, si este se encuentra en el 1%, los intereses a pagar durante el periodo hasta la próxima revisión serán del 1,90%. Si el euríbor baja a 0,75%, el tipo de interés que pagarás será de 1,65%.

Ventajas e inconvenientes de la relación de las hipotecas con el euríbor

En un momento como el actual, en el que el euríbor está en mínimos históricos, las hipotecas referenciadas a este índice son muy atractivas. Sin embargo, el hecho de que este producto de financiación a largo plazo esté ligado a una referencia que oscila y cambia en el tiempo, también tiene sus inconvenientes. Estas son algunas de las ventajas y desventajas de esta relación.

Ventajas

  • El interés actual de las hipotecas variables ligadas al euríbor es muy bajo, ya que desde febrero de 2016 cotiza en negativo y, además, ha vuelto a marcar mínimos históricos, terminando enero de 2021 en -0,505%.
  • Por norma general, en las hipotecas referenciadas al euríbor, la entidad no asume tanto riesgo como en las de tipo fijo y eso se nota en que son más sencillas de solicitar y en que tienen mejores condiciones.
  • Permiten unos plazos más extensos para la devolución del préstamo, lo que abarata las cuotas mensuales.

Inconvenientes

  • Las cuotas son variables y cambian cada semestre o cada año. A lo largo de la vida del préstamo pueden oscilar notablemente, lo que hace este producto poco apto para aquellas personas con poca tolerancia al riesgo y a las que les gusta saber cuánto van a pagar en cada momento.
  • Al estar referenciadas a un índice en constante movimiento pueden bajar, pero también pueden subir. De hecho, si el euríbor se sitúa en cotas altas, una hipoteca variable podría ser incluso más costosa que una fija.
  • En algunos casos, en los primeros años de la hipoteca variable, puede aplicarse un interés fijo, con lo que las primeras cuotas suelen ser más altas. Las entidades bancarias saben que este periodo de tiempo no es significativo para la fluctuación del euríbor ya que, más o menos, pueden prever su comportamiento inmediato.

Otros factores que tienes que tener en cuenta

Con todo, además de tener en cuenta la evolución que puede registrar el euríbor antes de firmar una hipoteca, te conviene analizar al dedillo todos los factores y condiciones de un contrato que va a marcar los próximos años de tu vida. Así, antes de decidirte por una o por otra, es preciso que estudies aspectos como estos.

Diferencial

Junto con el registro del euríbor en cada momento, este porcentaje marcará lo que vas a pagar por tu hipoteca variable. Suele ser la primera característica en la que te fijas, ya que es la que hace que una hipoteca variable sea más o menos atractiva.

Vinculación para conseguir el interés más bajo

A la hora de conseguir la mejor hipoteca variable tienes que analizar bien este punto, porque una hipoteca barata te puede salir muy cara. Y es que hay ocasiones en las que, para conseguir el diferencial más atractivo, tienes que contratar otros productos con la entidad, como planes de pensiones, fondos de inversión, seguros adicionales o tarjetas, con el consiguiente gasto anual durante toda la vida del préstamo.

Comisiones

Muchas veces te fijas en la cuota inicial o en el interés, sin analizar otras características, como las comisiones, que pueden encarecer miles de euros tu préstamo. Una buena hipoteca variable no debería tener comisiones ni de apertura ni de cancelación parcial o total.

Plazo de amortización

La mayor parte de las entidades ofrecen un plazo máximo de 30 años, aunque es posible encontrar opciones con plazos más amplios. La mejor hipoteca variable debe ofrecer el plazo máximo de devolución, puesto que un incremento de plazo supone una mejora de cuota muy inferior al incremento de intereses que acabarás pagando.

Financiación

Hoy resulta casi imposible encontrar una hipoteca al 100% del valor de tasación o del precio de compra. La mayoría de entidades dan, como mucho, el 80%. Pero fíjate bien, ya que algunas sólo dan el 70%.

Ingresos mínimos

Una de las condiciones sin la que va a serte imposible acceder a una hipoteca variable es tener empleo estable y, a ser posible, bien retribuido. Porque una cosa es que encuentres un préstamo hipotecario muy atractivo y otra es que esté a tu alcance. En este sentido, las hipotecas variables más atractivas suelen estar pensadas para clientes con ingresos muy elevados. Por eso, para lograr la mejor hipoteca variable para ti, deberás tener en cuenta lo que ganas y si puedes llegar al mínimo que impone la entidad. Asimismo, recuerda que cuanto mayor sea tu vinculación con el banco, mejores condiciones te ofrecerán.

Comparar las mejores hipotecas

Actualmente, existen en España millones de hipotecas vinculadas al euríbor. Y es que es el índice de referencia para el 90% de las hipotecas variables que se firman. Si necesitas información sobre cuál es la hipoteca del mercado que mejor se adapta a tus necesidades,  utiliza el comparador de hipotecas de Rastreator.com. Y si lo deseas, tienes a nuestros asesores disponibles para recibir un servicio personalizado completamente gratuito.