Seguros a Todo Riesgo, más vale “prevenir que curar”

Enero de 2014

  • Los seguros a Todo Riesgo son más completos que los seguros a terceros.
  • Entre sus coberturas destacan la de Daños Propios y la de Defensa Jurídica.
  • Cada aseguradora puede añadir más o menos coberturas y ofrecer al usuario otras opcionales.

Una de las cosas que tiene aparejada la compra o tenencia de un vehículo es la obligación que existe de contratar un seguro de coche. Cualquier vehículo que tenga su estacionamiento oficial en España está obligado a tener un seguro que cubra, como mínimo, la Responsabilidad Civil Obligatoria.

El Real Decreto Legislativo 8/2004 de 29 de octubre establece que “todo propietario de vehículos a motor que tenga su estacionamiento habitual en España estará obligado a suscribir y mantener en vigor un contrato de seguro por cada vehículo del que sea titular”.

Ahora bien, este seguro sólo se hace cargo de los daños que causes a terceros pero no de los que sufras en tu propio vehículo. Si no queremos correr más riesgos de los necesarios lo más recomendable son los seguros a Todo Riesgo.

Lo idóneo es contratar un seguro a Todo Riesgo para los coches caros, nuevos o con más probabilidades de sufrir arañazos o golpes. Por ejemplo, los coches que duermen en la calle o los que, pese a estar estacionados en una plaza de garaje, se encuentran entre columnas o cerca de una curva o de la puerta la probabilidad de sufrir un golpe por otro vehículo es más alta. Por el contrario, los más viejos y con un valor muy bajo son los que pueden permitirse evitar estos seguros y suscribir uno básico a terceros.

Coberturas de los seguros a Todo Riesgo

Pero, ¿qué cubre realmente un seguro a Todo Riesgo y qué lo diferencia de uno básico? Se llama Todo Riesgo porque además de cubrir los daños a terceros incluye también los daños propios. Este matiz hace de las coberturas la principal diferencia con el de Responsabilidad Civil. En este caso, las coberturas que se incluyen son más amplias, por lo que el precio de estas pólizas también es bastante más elevado.

Las coberturas suelen variar en función de la aseguradora y del tipo de producto que ofrezcan. Pero, hay un conjunto que suelen ser comunes a todas y “habituales” en cualquier seguro Todo Riesgo básico.

Coberturas habituales de los seguros a Todo Riesgo

Junto con la Responsabilidad Civil, de obligada contratación para cualquier vehículo, se añadirían otras como Responsabilidad Voluntaria, Daños Propios, Defensa Jurídica del Conductor, Asistencia de Viaje, Robo, Rotura de Cristales, Incendio o Explosión del vehículo, incluso compensación en caso de Privación Temporal de Permiso de Conducir o Pérdida de Puntos.

Responsabilidad Civil y Responsabilidad Voluntaria

La RC es la cobertura básica y que todo coche debe tener contratada como mínimo. Cubre los daños que ocasiones a un tercero conforme a los límites legales establecidos, pero no cubre nada que pueda sucederte tanto a ti como a tu coche. La RC voluntaria actúa como un complemento y se usa en los casos en los que las indemnizaciones son superiores a los límites establecidos por ley para la Responsabilidad Civil. Para salvar este punto y dar al conductor un poco más de seguridad existen los seguros a Terceros ampliados que cubren los casos de rotura de cristales y lunas y de su colocación. También suele estar incluida una cobertura básica de Asistencia de Viajes.

Daños propios

Esta cobertura incluye los daños materiales provocados a tu propio vehículo tanto por ti mismo como por un tercero y que no sean competencia de otra cobertura, como por ejemplo a la de robo o rotura de lunas. Esta cobertura sólo se incluye en los seguros de Todo Riesgo, de hecho es su principal característica.

Defensa Jurídica

Cubre la defensa tanto penal como por reclamación de daños del conductor y protege a éste en los procesos administrativos o judiciales que puedan ser fruto del riesgo al que te expones cuando sales a la carretera. Esta cobertura también suele cubrir la gestión y reclamación de un cierto número de multas. Por ejemplo, Pelayo te gestiona hasta 5 multas al año. Esta cobertura está incluida también en algunos seguros a Terceros.

 

Seguro del Conductor

Esta cobertura cubre al conductor en caso de fallecimiento o invalidez como consecuencia de un accidente de tráfico en el que se haya visto involucrado. También suele estar incluida la asistencia médica. Los límites de la cuantía suelen variar en función de la aseguradora.

Asistencia de Viaje

La aseguradora pone a tu disposición los medios necesarios para que en caso de accidente o de avería de tu coche, tanto tú como el resto de viajeros que te acompañen sean atendidos. Esta cobertura suele incluir los gastos derivados del transporte sanitario de heridos y del asegurado en el caso de que fallezca. Además, si el accidente tiene lugar fuera de España, la aseguradora también deberá cubrir los gastos médicos, el remolque o repatriación del vehículo hasta nuestro país y en caso de la inmovilización del coche, los gastos de estancia del asegurado.

Aunque ésta es una cobertura que hemos catalogado como habitual en los seguros a Todo Riesgo hay alguna excepción.

Robo

Mediante la cláusula de Robo, la aseguradora está obligada a responder en caso de que se produzca el robo del vehículo y de los accesorios o bienes que se encontraran en su interior así como de los daños materiales que se produjeran como consecuencia de este acto delictivo.

Rotura de lunas

En caso de rotura de lunas o cristales, tener esta cobertura evita que sea el propietario del vehículo el que tenga que correr con los gastos derivados de su reparación o sustitución.

Dependiendo de la compañía con la que contrates tu seguro a Todo Riesgo esta cobertura estará más o menos ampliada. Por ejemplo, Direct ofrece a sus clientes hacerse cargo de la reparación y/o sustitución incluso del techo solar de serie y no hace diferencias en función de si la rotura es total o parcial.

Explosión o incendio

Aunque no es de las averías o daños más comunes con los que se suelen encontrar una aseguradora, los incendios o explosión de los vehículos es algo que se contempla en los seguros. Esta cobertura protege al tomador del seguro en el caso de que su coche se incendie o explosione. La indemnización suele ser tanto para los casos en los que sólo es necesaria una reparación como para los que el coche resulta irreparable debido a la gravedad de los daños sufridos.

Otras coberturas

Como ya hemos mencionado anteriormente, hay coberturas comunes a todos los seguros Todo Riesgo, pero dependiendo de la aseguradora las coberturas cambian o son opcionales.

En Rastreator.com hemos seleccionado una muestra de aseguradoras para mostrar las coberturas ofrecidas en sus pólizas a Todo Riesgo.

Vehículo de sustitución

A través de esta modalidad, la aseguradora pone a disposición de su asegurado un vehículo para su uso y disfrute durante el tiempo en el que, por diferentes motivos, no pueda utilizar el suyo propio. Esta cobertura suele ofrecerse como opcional y bajo ciertos requisitos. Por ejemplo, Generali ofrece la posibilidad de añadir esta cobertura a su seguro para que en los casos de accidente o robo del vehículo asegurado el tomador pueda disponer de un coche sin verse obligado a alterar su rutina. Por su parte, Mapfre exige al conductor habitual que sea mayor de 22 años y tenga una antigüedad mínima de carnet de 1 año.

Retirada de carnet

En caso de que el conductor pierda los puntos de su carnet, o éste le sea retirado de manera temporal, contará con una indemnización o subsidio de pago mensual durante un máximo de mensualidades, que serán fijadas por la aseguradora. Por ejemplo, Mapfre ofrece un subsidio por privación del permiso de conducir cuyas cuantías se establecen de manera particular en función del asegurado. Pelayo sí que especifica dicha cantidad que será de 300 al mes durante un máximo de 12 mensualidades.

Responsabilidad Civil adicional

Mapfre junto a la RC obligatoria ofrece otros tipos como: RC por remolques y caravanas y por los objetos transportados en el vehículo, RC del tomador y conductor que haya declarado su condición de ciclista y la RC del hijo menor de edad que haya conducido sin carnet.

Extravío de llaves o falta de carburante

Otra de las coberturas opcionales es la de asistencia por falta de carburante en el vehículo o en el caso de que el asegurado pierda las llaves. FIATC es una de las aseguradoras que ofrece esta cobertura en su póliza de Coche.

Todo Riesgo con o sin franquicia

Los seguros a Todo Riesgo ofrecen al cliente la oportunidad de contratarlo en 2 modalidades distintas con franquicia o sin franquicia. Cuando se suscribe una póliza con franquicia lo que se está haciendo es abaratar en cierto modo la prima pero, si el asegurado tuviera un siniestro, la compañía de seguros no tendría que hacerse cargo de la totalidad de los costes de reparación del vehículo sino sólo de una parte proporcional. Con esta fórmula, el tomador del seguro y la compañía acuerdan en el momento de la suscripción del contrato la cuantía de la que se haría cargo cada uno.

Comparar seguros

Decidir si contratar un seguro de a Todo Riesgo o no es algo muy personal que lleva su tiempo y que requiere hacer números. Desde Rastreator.com te recomendamos suscribir uno de éstos si tu coche es nuevo o de un alto valor. Piensa que si sufres un siniestro y tienes que hacer frente a los gastos merecería la pena tener todo cubierto. Si entras en el comparador de seguros de Coche de Rastreator.com te sorprenderá lo que puedes ahorrar en tu seguro de Todo Riesgo.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

María TorralboRastreator.com


Seguro que te interesa...