Seguros para coches de lujo

Los apasionados de los coches siempre hemos soñado con conducir (y a ser posible, poseer) un vehículo de alta gama. Suele ser el capricho de muchos amantes de los automóviles. Pero hay que tener en cuenta que, aunque realizando un gran esfuerzo económico – o no, depende del caso- para poder adquirir estos bienes de lujo, no sólo existe el desembolso inicial en el bien en cuestión, sino que hay que tener en cuenta que deberemos tener preparado mucho más dinero en caso de reparación o cambio de piezas, algo que sucederá con seguridad a lo largo de la vida de nuestro vehículo. Y en segundo lugar, tendremos que tener muy claro que el seguro de este tipo de automóviles será proporcionalmente elevado al precio de los mismos.

Dado el escaso volumen de ventas que suponen los coches de lujo, la mayoría de las aseguradoras no consideran este nicho de mercado una prioridad y por lo tanto no se esfuerzan en ofrecer tarifas ajustadas.

Si se quiere asegurar un coche de gran cilindrada o de lujo y además el conductor es joven (lo que conlleva un perfil de riesgo más elevado para las aseguradoras) el precio que habrá que pagar puede llegar a ser un 50% más que si se tratara de un vehículo más económico. Al ser más caro, la compañía tiene que pagar más indemnizaciones por daños y eso se traduce en una prima más alta.

De esta forma, un motor potente puede ser muy atractivo para el cliente, pero conllevará un gran desembolso de dinero, tanto por el propio vehículo como por el seguro contratado. Esto puede ser muy incómodo e injusto para los clientes, ya que tener un coche de gran cilindrada no siempre es sinónimo de accidente o parte.

Aún así, las aseguradoras siempre son cautas y dudan de este segmento de automóviles ya que también es cierto que son los que más siniestros producen.

¿Hacen bien poniendo precios tan altos? Es evidente que salen ganando, ya que alguien que se compra coches de ese tipo es porque se lo puede permitir, y si se puede permitir ese dinero en un coche no le va a importar dejarse un poquito más en el seguro. Así es el negocio.

El tipo de coche que se conduce es uno de los factores más relevantes para determinar el perfil de riesgo, ya que da claros indicios sobre la personalidad y las circunstancias personales. Es decir, no es lo mismo un conductor que tiene un monovolumen en el que transporta a su familia que otro que conduce un Lamborghini Murciélago.

No hay aseguradoras especiales que lleven a cabo estos servicios, son las mismas que las de cualquier otro automóvil. Sin embargo, las cuotas de precios que ofrecen ya no son las mismas.

En conclusión, si quieres comprarte un coche de lujo y con gran cilindrada, atente a los precios, porque su mantenimiento no va a ser precisamente barato. Si quieres comprobarlo, no tienes más que entrar en Rastreator y consultas las condiciones de las principales aseguradoras del país y seguro que encunetras un buen seguro de coche.


COMPARAR SEGUROS DE COCHE

Rastreator Rastreator.com


Seguro que te interesa...