Las nuevas compañías telefónicas en España: los OMVs

Diciembre de 2014

 

 

  • Más de 30 OMVs están presentes en el mercado español de las telecomunicaciones.
  • No tienen red propia y ofrecen precios muy bajos a los usuarios.
  • Los operadores tradicionales se defienden con paquetes convergentes.

 

El mercado de las telecomunicaciones en España de hoy en día se parece en muy poco al de hace 10 años, y prácticamente en nada al de hace 20. En 2006 apareció Carrefour Móvil, un operador de telefonía que tenía algunas peculiaridades con respecto a los que existían entonces. Por una parte, pertenecía a una empresa que no tenía nada que ver con las telecomunicaciones y por otra, una que llamaba todavía más la atención: no tenía ni una sola antena.

Era el primer Operador Móvil Virtual (OMV), una empresa de telefonía que vende tarifas, soporte y hasta teléfonos a sus clientes, pero que no tiene antenas, centrales ni cables. Los OMV son el proveedor final del servicio al cliente y se encargan de sus relaciones con él, pero tienen que utilizar el soporte de red de los operadores tradicionales, los que sí tienen una red propia.

A éstos, a los que tienen red, se les llama Operadores Móviles con Red (OMR) y en España son 4: Movistar , Vodafone, Orange y Yoigo. Los 3 primeros tienen cobertura propia en casi todo el territorio; el cuarto, Yoigo, sólo en algunas zonas, mientras que en otras utiliza la de Movistar.

Por eso, cuando se habla de un OMV, siempre se hace referencia a su proveedor de red, el OMR que le sirve el soporte necesario para poder ofrecer un servicio de telefonía a sus clientes. Los OMVs alquilan las líneas a los OMRs y les pagan un canon por el uso que hacen de éstas.

Hoy en día en España hay más de 30 OMVs, aunque ha habido muchas más que han ido apareciendo, echando el cierre o fusionándose en los últimos años. Su procedencia es diversa: pequeñas empresas independientes o parte de grandes compañías de otros sectores. Algunas, como Simyo o Tuenti Móvil, son segundas marcas de empresas grandes de telefonía, Orange y Movistar, respectivamente.

ONO y Jazztel representan dos casos especiales. Son empresas de cable, que ofrecen ADSL y fibra óptica a sus clientes con sus propias redes, pero que tienen que recurrir al alquiler de antenas para ofrecer telefonía móvil. Además, las dos han sido compradas por grandes empresas de telefonía recientemente: Ono por Vodafone y Jazztel por Orange .

Pero a fin de cuentas, el servicio que llega al cliente es el mismo: se contrata una línea, se paga una cantidad al mes a cambio de un servicio y con el móvil se pueden hacer llamadas. Entonces, ¿qué diferencia a un OMV de un operador tradicional?

Ventajas de las compañías telefónicas virtuales (OMV)

Los precios

Las tarifas de los OMVs son baratas, muy baratas en ocasiones. Estas compañías están en constante guerra de precios debido a la gran competencia existente en el mercado y tratan de ofrecer las llamadas y la banda ancha al menor precio posible para captar clientes.

En comparación con los precios de los operadores tradicionales sus tarifas son considerablemente más baratas, tanto en llamadas de voz como en datos de internet. Con unos costes fijos mucho más bajos que los de los OMRs, se pueden permitir cobrar precios más bajos manteniendo el margen de beneficios.

La permanencia

Cuando los precios son bajos, no hace falta retener al cliente con permanencias obligatorias. Al contrario que los operadores tradicionales, la mayor parte de los OMVs no exigen a sus clientes el comprometerse por un periodo determinado de tiempo.

Ventajas de las compañías telefónicas tradicionales (OMR)

Con las credenciales de las OMVs, puede que lo difícil sea explicar por qué la mayor parte de los usuarios siguen siendo clientes de los operadores tradicionales. La costumbre, las permanencias obligatorias o el desconocimiento pueden ser algunos de los factores, pero lo cierto es que los operadores tradicionales ofrecen algunas ventajas concretas con respecto a los OMVs:

Los teléfonos móviles

Los teléfonos móviles ya no se regalan como sucedía hace unos años, pero los operadores tradicionales siguen ofreciendo interesantes descuentos y planes de financiación que los competidores pequeños no pueden dar.

Los móviles más punteros del mercado pueden llegar a costar 500 o 600 euros y muchos consumidores no pueden pagar ese precio, o al menos, no de golpe. Los OMVs no suelen ofrecer descuentos ni planes de financiación porque no tienen margen suficiente, pero los grandes pueden dar a sus clientes la posibilidad de pagar los dispositivos a plazos.

Los paquetes convergentes

Los paquetes convergentes han sido la mayor novedad del mercado de las telecomunicaciones desde hace años. Estos productos ofrecen al usuario la posibilidad de unificar en una sola factura sus recibos de internet en casa, teléfono fijo, teléfono móvil y, a veces, hasta televisión de pago. Y contratando todos los servicios con una misma compañía el coste empieza a bajar.

A muchos les ha convencido el plan y se han apuntado a contratar una oferta convergente y los operadores tradicionales están recuperando mercado. Y es que las OMVs no pueden ofrecer algunos servicios, especialmente fibra óptica.

¿Y la cobertura?

En principio, la cobertura que ofrece un OMR o un OMV es la misma ya que utilizan las mismas redes. Sin embargo, puede que existan algunas razones para ponerlo en duda. El 4G, la tecnología que permite conectarse más deprisa a internet en el móvil, llega a los OMVs en diciembre de 2014. Es casi 2 años más tarde que a los operadores tradicionales y sólo porque la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) les ha obligado.

¿OMR u OMV?

La oferta de telecomunicaciones ha crecido enormemente y está en manos del usuario decidir qué quiere. Los OMVs ofrecen precios bajos y la posibilidad de abandonar la compañía si se encuentra una oferta mejor. Ahorran dinero, pero requieren una participación mucho más activa del consumidor, estando pendiente de buscar la tarifa más barata, contratando internet por otro lado o comprando teléfonos libres en otros mercados. Por su parte, los OMRs ofrecen mayor sencillez, con los paquetes convergentes unificando facturas o financiando la compra de un teléfono.

No existe una oferta mejor o peor que todas las demás, sino más bien la tarifa y empresa adecuada para cada cliente. Para encontrarla, lo mejor es buscar multitud de opciones. Con el comparador de tarifas de telefonía de Rastreator.com se puede cotejar entre los servicios que ofrecen los diferentes operadores y contratar directamente con ellos el servicio que se desee.


COMPARAR TARIFAS DE TELEFONÍA FIJA Y MÓVIL

Javier BarrosoRastreator.com


Seguro que te interesa...